Palabras graves


Llega Pepito a su casa después de la escuela, y su papá le pregunta que cómo le había ido. Pepito le dice:

-- ¡Mal!

-- ¿Y por qué?

-- Porque nadie le entiende a esa maestra loca.

-- ¿Por qué?, ¿No explica bien, o qué?

-- No es eso, es que dice que hagamos una cosa y después resulta que está malo.

-- ¿Qué pasó, pues?

-- Me dijo que escribiera en el pizarrón tres palabras graves.

-- ¿Y no pudiste?

-- Sí, sí pude. Pero dice que eran tan graves que me expulsó de la escuela.


Chiste anterior

Próximo chiste

Regresar a El Chiste de la Semana

Noviembre 29, 1998